(Artículo) Agregado el 21/11/2006
 
“ALT DE GUISOT” Y “PEDRO PAYá”
Descripción física
En los límites fronterizos con la hoya de Castalla, al norte del término de Petrer, se extiende la Sierra del Maigmó, que montañeramente hablando (aunque no cartográficamente), se levanta desde el collado del Portell (aquel que hizo famoso la vuelta ciclista a España), y comprende varias cotas:

La primera cumbre que encontramos es el “Alt del Carrascalet”, comúnmente llamado por la mayoría, lugareños y montañeros de ambas poblaciones, como “Planises”. Le sigue el “Alt de la Perdigonada” y el “Alt de Mosen Francés”, ambas de poca relevancia montañera, por sus escaso desnivel respecto con la primera. Viene luego el que siempre ha sido conocido como el “Alt de Guisot”, por los lugareños y Pedro Payá, por los montañeros de Elda. Triangular cota que aparece superpuesta y dominante, detrás del “Alt de la Xumenera” o Alto de la Chimenea. Continua el cordal montañoso hacia el S.E. y aparecen los picos de “El Maigmonet” y el “Maigmo”, el coloso de nuestra zona con sus 1.297 metros de altitud.



Los de arriba y los de abajo
Ahora ya no tanto, pero en mi juventud existía entre los montañeros de Elda y los de Petrel, una polémica en torno al nombre de uno de esos picos, que aunque nunca pasó de ser una anécdota más, que contar al calor de un buen fuego de campamento, que por cierto, pasaron a mejor vida para desgracia nuestra, la verdad es que nunca llegó a aclararse por completo. La cuestión era ¿Alt de Guisot ó Pedro Payá? Y mientras los del pueblo de arriba, defendían con razón el topónimo valenciano, los de abajo manteníamos a ultranza el nombre dado, en honor del malogrado socio y compañero del Centro Excursionista eldense.

Cierto es que nunca me interesé por ello más allá de lo dicho, y fue por casualidad, que un buen día leyendo un pasaje del libro “Memorias de un presidente” de Daniel Esteve Poveda, me quedé como colgado al final del párrafo, que por lo clarificador sobre lo sucedido, reproduzco con el permiso del autor (página 39)

6 de enero, Montaña.- Se nombra socio de honor, a título póstumo, al montañero Pedro Payá Rico, que falleció atropellado por un coche cuando caminaba, en unión de su esposa, por el puente de Monóvar (6 de enero). Humilde, sencillo, con espíritu de entrega y servicio a los demás, que daba de sí cuanto se precisaba, sin estridencias ni algaradas, con alegría, pasaba desapercibido, no destacaba, pero era uno de los mejores. En su recuerdo se bautiza con su nombre la cumbre, en Planises, junto al Alt de Guixot.





En la fotografía tras la entrega de premios montañeros del año 1962 podemos ver a los galardonados. Están algunos de los mejores montañeros del momento, y entre ellos, sentado Pedro Payá.





Curiosidad
Volví a releer “… junto al Alt de Guisot.” …O sea, que nunca hubo una usurpación por parte de los de Elda, ni intento de cambiar el topónimo geográfico… Entonces… ¿Dónde está esa cumbre? El libro de actas del C.E.E., no me aclara nada, salvo la fecha del acuerdo, que tuvo lugar el día 8 de Enero, pero ni en esa acta, ni tampoco en las siguientes se toma acuerdo de llamar a la cumbre de una montaña con el nombre del compañero trágicamente fallecido.

Nada hay tampoco, ni en el Boletín “Cumbres” del C.E.E. ni en el Valle de Elda que también, en aquellos años, solía recoger noticias montañeras. Simplemente nada. La primera noticia que recoge el semanario eldense, es en el número 400 de fecha 25 de abril de 1.964, cuando cita de pasada la travesía realizada: “… haciendo vivac en la ermita de Catí, para por la mañana del domingo puntuar en el alto de Pedro Payá, Planises, Despeñador a salir a las Hermosas y de aquí regreso a casa.”

Pero en definitiva, no existe constancia oficial de ningún acuerdo para denominar “Pedro Payá” a ninguna cumbre en la Sierra del Maigmó, y sin embargo, era incluida como tal en los calendarios de cumbres durante muchos años por el C.E.E. Cuando miro mis notas de historial de aquellos años, aparece en ellas.
Me sentí intrigado y me lancé, manos a la obra, a preguntar a mucha gente, ¿Cómo se bautizó aquella montaña?, ¿Hubo algún acto en el lugar, una misa, o algún otro testimonio? __ Nadie lo sabe; luego… No lo hubo, al menos de manera oficial. Se recuerda por los montañeros en activo de aquellos años, que Pedro Payá iba con mucha frecuencia a aquella sierra y que por ello, se acordó a nivel de los montañeros de Elda, que por aquel entonces no eran muchos, recordarle poniendo su nombre a una de aquellas cimas que tanto solía visitar, incluso solitariamente, siempre que podía. Posiblemente, si lo hubo, tuvo que ser un acto sentido y sencillo sobre la misma montaña, por parte de sus más allegados compañeros. Luego Miguel Verdú, que había sido compañero de Pedro en aquellos años, me confirmaría que así fue y que trascendió luego de boca en boca entre los montañeros del momento.

La falta puntual de información oficial que marque con precisión la cota geográfica, ni su señalamiento in situ, mediante algún hito o mojón, ni inscripción de ningún tipo, dejaban a oscuras su ubicación.





Pedro Payá Rico, Socio de Honor del C.E.E. (+ 6-1-1963)


Algunos de los veteranos montañeros, entre los que se encuentra también Daniel Esteve, Presidente entonces del C.E.E., recuerdan que durante las primeras marchas y travesías por aquella sierra, se “puntuaban” (anotaban la ascensión en un libro sito en las cimas), rápidamente y en un momento ambas cumbres, lo cual me llevó ha realizar el recorrido del terreno y ha estudiar la cartografía sobre el lugar, a fin de poner luz en este curiosos asunto que ha tenido confundidos a muchos montañeros de ambas poblaciones, que siguen pensando que “Alt de Guixot” y “Pedro Payá” son la misma cima.





Si observamos la cartografía ampliada vemos claramente ambas cotas de altitud definidas.


Cuando miramos la cartografía militar de España, escala 1:100.000, no hay nada que hacer, pues sólo es apreciable una cónica cima, ni siquiera la leyenda “Alt de Guixot” (al pico del Alt de Guixot, se le llama, según las publicaciones que lo mencionan “Guisop”, “Guissop” y “Guixot”) aparece sobre las curvas de nivel. Tampoco encontramos el topónimo en las hojas del Instituto Cartográfico valenciano a escala 1:10.000, pero aquí el asunto ya toma otro cariz y podemos apreciar claramente que existen, bien diferenciadas, dos cotas tan próximas entre sí, y de tan similar altura, que según la perspectiva que se mire parece una sola, cuando en realidad son dos. Una de 1.249,8 metros de altitud orientada al Oeste, y la otra, de 1.242,5 metros de altitud al Este.
Pudo ocurrir que al estar tan próximas, el uso montañero, fue dejando en el olvido la colocación de sucesivos buzones (libros de registro) y nunca se le ocurriese señalar con un hito de piedras mayor y más evidente la cumbre bautizada, para distinguirla de la primera.





Arriba: Es la visión más común que tenemos de esta cumbre desde Catí donde se observa una sóla cima triangular cónica. Abajo: Cuando variamos nuestro ángulo de visión más hacia el Sur, observamos claramente dos cotas de altitud.


La solución

Por mí ya está claro el dilema. ¿Por qué no reconocer de una vez por todas, la existencia de ambas, toda vez que dos cotas cimeras se alzan indiscutiblemente en el lugar?

El “Alt de Guixot” sería la cota más alta con sus 1.249,8 metros por ser la de más antigua denominación y le seguiría hacia el Este el “Pedro Payá” con 1.242,5 acabando para siempre con esa dualidad de nombres que ya ha comenzado a trascender en algunas guías de montaña, manteniendo un equívoco que lleva ya perdurando 43 años y que por mi parte, ya no tiene duda posible.

Todo apunta a que los hechos sucedieron según lo reconstruido mediante escritos, publicaciones, mapas y testimonios recogidos, quedando claro que no existe oficialidad alguna que certifique cual fue la cima, objeto del acuerdo, y también, que no era el Alt de Guisot, sino una cumbre junto a ella. Os invito a aceptar esta teoría y acabar las dudas que pasadas, presentes y futuras publicaciones puedan tener, sobre este curioso malentendido, tantos años arrastrado, entre el Alt de Guixot y el Pedro Payá, dos nombres que ya forman parte de la historia del montañismo de nuestra zona. Así que cada cual consigne en su personal historial la que quiera o incluso ambas y, si nos preguntamos sobre el derecho o no a ponerle el nombre a una cima, recordemos que tampoco el topónimo de Alt de Guisot figura en la cartografía oficial, y si ha trascendido hasta nuestros días, se debe exclusivamente a la memoria popular, exactamente igual que con el topónimo Pedro Payá, con la única salvedad que éste último es más reciente. Es lo que tiene la historia, que se hace con el paso del tiempo.


Juan Manuel Maestre

Fotografías relacionadas:

Otros artículos relacionados:

Citas Montañeras de Juan Manuel Maestre Carbonell
Agrega tu comentario:
Autor:
Comentario:
Interés:
Anti-espam:
 
Ir al principio de la página Webmasters: Aurora Pérez y Pablo Martínez