(Artículo) Agregado el 20/11/2006
 
OPERACIÓN KIMAKE-80 MEMORIA RESUMEN
En la contraportada de la memoria el equipo expedicionario
En pie: José Avilés (+), Francisco Civera (+), Miguel Verdú, Juan Vte. Valero., Isabel Martínez
Anastasio Higueruela, José Luís Peinado, Juan M. Maestre. Agachados: Juan Mataix, José Fco. Maestre, Isabela Gomez, Juan A. Serrano y Manuel Juan

Contenido

Agradecimiento

Llegar a alcanzar los objetivos que la OPERACIÓN KIMAKE-80 se había fijado, no ha sido tarea fácil. Para conseguirlo, todos hemos tenido que sacrificar particularismos y aceptar una disciplina de equipo, en la que, cada cual, asumió su responsabilidad en cada una de las tareas que le habían sido encomendadas. Esto fue posible, porque, entre tantas idiosincrasias, el denominador común del equipo fue y sigue siendo, el amor a la montaña.

Se cumplieron ampliamente, como podéis observar en el diario de la Operación, todos los objetivos geográficos fijados, pero no fue sólo eso, pues también; aunque por razones de espacio, en esta memoria no se reflejan, la camaradería, el esfuerzo común, la unidad y ese sacrificio y responsabilidad antes aludido, alcanzaron sus máximas expresiones hasta idealizar el concepto de “La expedición” representativa de las aspiraciones del más puro alpinismo, tal y como nosotros lo entendemos.

Pero si hemos de considerar la OPERACIÓN KIMAKE como un éxito, sabemos también, pues siempre así lo hemos sentido, que se debe, no sólo a nosotros, sino en gran medida a la ayuda y confianza de todas las entidades, públicas y privadas, y a ese gran número de personas, amigos y simpatizantes, que habiendo dedicado a nosotros, a la vez que una aportación económica, algo mucho más importante: la fe en unos ideales a los que hemos procurado siempre no defraudar. A todos ellos, dedicamos nuestro esfuerzo unido al sincero AGRADECIMIENTO.

Creemos es de justicia agradecer de manera especial la colaboración prestada a:

Exma. Diputación Provincial de Alicante
Exmo. Ayuntamiento de Elda
Caja de Ahorros Provincial
Foto Cine Rafa
AGFA Gevaern
Armería y Deportes Torres
Fontfreda, S.A.
Iberbolso-Iberexport
Viajes Azor
Don Julio Villaverde
Don Antonio Vaquero
Don José Pertejo Seseña
Don José Tortosa
Club Alpino Eldense

Equipo permanente

José María Hernández Amo, Mariano Segura Mármol, Antonio Cano Jiménez, José Pérez Moneo, Rosa María Gomicia Jiménez, Rosa Soriano Miralles, Antonio Martínez Idáñez y José Martínez Rovira.

Equipo Colaborador

Fernando Ozaeta Tamayo, José Mataix Camús, Francisca Romero González, Andrés Jurado Payá, Eusebio Gómez Grande, Joaquín Juan Albert, Joaquín Gómez Santa, Jesús Lozano Tomás y Emilia Jiménez Ripoll

Equipo Expedicionario

Jefe de la Operación Miguel Verdú Pérez
Director Técnico Juan M. Maestre Carbonell
Secretario Juan Vte. Valero Manresa
Relaciones Públicas Anastasio Higueruela Sanz
Tesorero Juan A. Serrano Castaño
Alimentación Francisco Civera Sanchiz
Material de Escalada Manuel Juan Albert
Material Fotográfico José Fco. Maestre Pérez
Material Sanitario Isabelo Gómez de Mora
Material de Campamento Isabel Martínez Bernabeu
Materiales Generales José Avilés Bermudez
Repuestos de Material José L. Peinado Martínez
Reparaciones y Comunicaciones Juan Mataix Camús
Acompañante Juan M. Pastor Cirugeda
En su totalidad miembros del Club Alpino Eldense.

DIARIO DE LA OPERACIÓN

El Viaje





28 de Enero
Desde el aeropuerto de El Altet en Alicante, emprendimos el viaje vía Madrid y Bruselas (Bélgica) a Kinshasa (Zaire).

29 de Enero
Al amanecer, tomamos tierra en el aeropuerto N`Jiri de Kinshasa, traslado a un hotel y breve visita a la ciudad.

30 de Enero
Salida de Kinshasa vía Goma hasta Nairobi (Kenya) base de partida para las dos fases de la Operación. Nos instalamos en un hotel de la ciudad con todo el material (44 bultos) “de película”.

31 de Enero
Dedicamos el día al abastecimiento de los víveres necesarios, utensilios de cocina y otros. Visita a nuestra embajada, quienes a la vista de las dificultades para cruzar a Tanzania por tierra, quedan encargados para gestionar el vuelo en avionetas hasta el aeropuerto del Kilimanjaro y los consiguientes permisos de aterrizaje.

Primera fase

1 de Febrero
Existe posibilidad de conseguir los citados permisos, pero esto no será antes del día 15. Confiando las gestiones pertinentes a nuestro Canciller, emprendemos el viaje de acercamiento al Monte Kenya; llegando a Naro Moru River Lodge, por la noche.





2 de Febrero
Hacemos la contratación de porteadores y continuamos viaje hasta Meet- Statión; estación meteorológica situada en un pequeño claro de la selva, dentro ya del National Park Mount Kenya, donde hacemos noche.





3 de Febrero
Tras ajustar las cargas de peso, la singular caravana se pone en marcha. 25 porteadores nos ayudan a transportar el pesado equipo hasta Mackinder`s Camp; campamento instalado en el valle Teleki, muy cerca ya de la base del macizo, donde acampamos para esperar el nuevo día.

4 de Febrero
Con la claridad, reemprendemos la marcha por la empinada pendiente, que paralela al glaciar Lewis, nos lleva hasta el Austrian Hut (refugio) que sería nuestra base de operaciones, situado ya a 4.782 metros de altitud.

Actividades

5 de Febrero
Los efectos de la altura se han dejado notar en la totalidad del grupo, no obstante comenzamos a iniciar las salidas de reconocimiento a la zona y aclimatación. Distintas cordadas ascienden a la Punta Lenana, Punta John y a la Punta Thomson y Punta Melhuish, realizando así mismo un extenso reconocimiento de la arista Sur al Nelión.





6 de febrero
Dos cordadas inician la escalada al Nelión (segunda cumbre del macizo), por dos rutas distintas: Una por la arista Sur y la otra por la ruta Mackinder`s por la cara Este. Ambas cordadas se unen en el espolón Mackinder´s para atacar juntas la arista cimera, paso clave de la ascensión. Alcanzada la cumbre del Nelión, una cordada asciende a través de la Puerta de las Nieblas (collado que separa los dos picos), la cumbre del Batián 5.199 metros de altitud, máxima altura de Kenya y nuestro objetivo en esta primera fase de la operación.

MISIÓN CUMPLIDA
La cordada regresa de nuevo al pico Nelión y juntos vivaquean en el Lobornat Selter, una caja metálica de no más de 1 metro de altura y dos por dos de lado, que sirve de refugio-vivac. El mismo día, el resto de las cordadas habían continuado su aclimatación ascendiendo a la Punta John de nuevo.





7 de Febrero

Todas las cordadas en el refugio-base permanecen en descanso a la espera del regreso de los compañeros que este día rappelan desde la cima del Nelión y alcanzan el refugio ante la alegría general. Cena extra y preparativos para el definitivo asalto a las cumbres gemelas en el que tomaran parte el resto del equipo expedicionario.

8 de Febrero
De nuevo por la ruta Mackinder´s se asciende al Nelión donde también se efectúa el vivac en el Lobornat Selter unos y al aíre libre los otros. También las cordadas del día anterior se ejercitan consiguiendo Punta Lenana y Punta Thomson.

9 de Febrero
Desde el Nelión y por la misma ruta que la anterior cordada, se alcanza nuevamente el Batián, para regresar otra vez al Nelión y descender por la cara Este en una sucesión interminable de rappeles. También hoy una cordada ha ascendido a la Punta Melhuish. Nuestra estancia en la zona está tocando a su fin.

10 de Febrero
Afortunadamente y cuando ya ha concluido nuestra actividad, comienza el mal tiempo en esta zona: bajo una fuerte granizada el grueso del grupo desciende hasta Mackinder´s Camp donde hacemos noche, el resto del equipo prosigue la marcha de regreso hasta Meet-Station, pues no han venido como acordamos la totalidad de los porteadores. Afortunadamente poco a poco se van uniendo a nosotros en este lugar.

11 de Febrero
Mientras el grupo reducido que alcanzó la noche anterior Meet-Station, seca sus ropas, totalmente empapadas por la nieve caída la noche anterior, el grueso del grupo desciende de nuevo a través del valle Teleki para unírseles hacia el medio y esperar juntos al vehiculo previamente contratado para el regreso a Nairobi y que acordamos llegaría al siguiente día por la mañana. Los víveres se acabarían ya hasta el último gramo de azúcar en la precaria cena de esta noche.





12 de Febrero
La camioneta se retrasa en exceso. El hambre es ya una experiencia que empieza a aburrirnos. Nuestro furriel se las ingenia para darnos de comer poco a poco a medida que consigue algo de los Ranger`s, porteadores de paso y no sabemos cuantos recursos más. Por fin llega la camioneta, excesivamente pequeña para todos nosotros y todo el equipo, pero menos es nada y tras exasperante tira y afloja con el precio abusivo que pretendían cobrarnos; por fin, unos encima de los otros, revueltos entre los bultos y el material, mochilas, etc., iniciamos el regreso hasta Naro Moru, donde ya pudimos por fin saciar nuestro apetito y continuar nuestro camino hasta Nairobi, dando así por finalizada nuestra primera fase.

13 de Febrero
Dos de los expedicionarios regresan ya a España. Su permiso laboral, toca a su fin. Nuestra embajada todavía no tiene resuelto nuestro viaje a Tanzania.

14 de Febrero
Las gestiones con la embajada se retrasan. Telefoneamos a la F.E. de montañismo en Madrid, para que envíe a la embajada de España en Daar Es Salaam, el visto bueno de nuestra expedición a través del Ministerio de Asuntos Exteriores Español, requisito necesario para conseguir los ansiados permisos de aterrizaje para las dos avionetas Cesna 404 que tenemos ya contratadas. Nuestros dos compañeros han llegado ya a España.

15 de Febrero
La embajada de Tanzania ya ha recibido el telegrama desde Madrid. Por teléfono desde Nairobi, les damos la ruta a sobrevolar y pelos y señales sobre nosotros y nuestros pilotos. Renace la esperanza. No saldremos hoy como habíamos previsto pero es casi seguro que por fin podremos hacerlo el día 18.

16 de Febrero
Hay que reajustar los pesos de nuestros equipos hasta conseguir rebajarlos al tope que los pilotos nos han marcado, para cada avioneta. La embajada sigue sin novedad.

17 de Febrero
Se intentan acelerar las gestiones con Tanzania sin resultados. Hasta el día siguiente no sabremos nada.

18 de Febrero
La embajada española se ha convertido totalmente en “nuestra embajada”. Los contactos telefónicos con Tanzania, son constantes. Parece ser que se está a la espera de recibir la contestación del Ministerio de Asuntos Exteriores tanzano. La espera telefónica se mantiene en todo momento, mientras vamos trasladando hombres y equipos al Wilson Aeropuerto. Estableciendo un triángulo a través del hilo telefónico: Hotel-embajada-aeropuerto. El material es cargado a bordo de las avionetas. Por fin noticias de la Embajada de Daar Es Salaam: NO CONCEDEN PERMISO. Desilusión. Regreso al hotel. Por la noche: Asamblea.






Planes de Emergencia

19 de Febrero
Descartado el plan “natural” ponemos en marcha los planes de emergencia previstos y así, en dos furgonetas atravesamos el Amboseli Nacional Park, hasta Namanga, paso fronterizo por carretera con Tanzania. La aduana de Kenya nos cierra el paso a causa de no llevar el correspondiente permiso de la policía de Nairobi; de nuevo la embajada se encarga de ello mientras, nos permiten cruzar a dos de nosotros para gestionar en la aduana tanzana. Imposible es la respuesta. Atravesamos de nuevo la tierra de nadie y entramos en Kenya. De nuevo Nairobi. Fieras en libertad y guerreros Massai, hacen con su natural espectáculo a los ojos europeos, menos funestos nuestros semblantes.



KIMAKE sigue

20 de Febrero
Plan de emergencia 2º, cruzar la frontera por Oloitokitok a través de la montaña, pero el Mountain School, ya no concede permisos desde hace años, por prohibición de las autoridades de ambos países. Es preciso recurrir al plan que siendo seguro, no permite ser utilizado por todos los hombres, por su excesivo coste económico ya que consiste en utilizar las líneas aéreas internacionales de entrada a Tanzania desde cualquier otro país menos desde Kenya. Desde España, la operación llevaba consigo los pasajes necesarios de todos los hombres de la expedición al objeto de poder decidir entre los más idóneos que habrían de llevar a cabo esta segunda fase. Estos fueron elegidos por el Director Técnico en la asamblea celebrada la noche anterior.

21 de Febrero
Hay tristeza en el equipo. Nuestros compañeros llegan hoy a España. En el hotel se trata de economizar al máximo los recursos económicos cuyo presupuesto ya se desfasa. Comemos en la habitación, pues además ahora lo que nos sobra es la comida. Se hacen las reservas del vuelo que será el día 23.

22 de Febrero
Se ultiman los preparativos del viaje y se estudian los planes de actuación calculándose imprevistos posibles, etc.





23 de Febrero
Desde Nairobi vía Bujumbura (Burundi) hacemos escala breve en Kigali (Ruwanda) y continuamos rodeando el lago Victoria hasta Mawanza (Tanzania) y ya en vuelo interior hasta el Kilimanjaro International Aiport, donde después de un interrogatorio desacostumbrado por fin hemos salido del temido Terminal aéreo y con un taxi nos desplazamos hasta Marangu donde teníamos ya reservada estancia en el famoso Kibo Hotel. Esa misma noche, contratamos los porteadores necesarios y trazamos nuestro plan para el día siguiente.

24 de Febrero
Un Land Roverd del Kibo Hotel nos acerca hasta la entrada del Kilimanjaro Nacional Park y por fin, tras el pago correspondiente por el acceso al área, seguros, porteadores, etc., nos encontramos de nuevo marchando a través del cordón selvático hasta alcanzar el Mandara Hut (Refugio) Habíamos acordado previamente con nuestros porteadores que no dormiríamos hoy aquí como habitualmente suelen hacer casi todos los grupos en esta marcha de aproximación. Nuestra aclimatación es excelente y continuamos hasta el Horombo Hut, ganando así una jornada de marcha, pues el tiempo lo tenemos muy justo.


Segunda Fase


Actividades


25 de Febrero
En el Horombo el equipo se divide en dos cordadas: Una junto con todos los porteadores y todo el equipamiento, continua la aproximación a través de The Saddle hasta el Kibo Hut, mientras la otra cordada, desvía el rumbo hacia el Mawenzi Selter (refugio-vivac) y tras un descanso, inicia la escalada al South Peak, Pico Sur del macizo del Mawenzi, cuya cumbre es alcanzada, muy entrada ya la noche con la ayuda de las linternas frontales a través de la peligrosa Londt`s Ridge, en extremo descompuesta, realizando así la PRIMERA ASCENSION ESPAÑOLA.





26 de Febrero
La noche pasada se presentó fría en exceso y la cordada del pico sur no se encuentra en condiciones de atacar desde allí la cima del Hans Meyer Peak. Sin sacos de dormir y sobre una estrecha repisa bajo la cumbre a cerca de cinco mil metros de altitud han hecho muy duras las horas que preceden al alba para estos dos hombres, que rappelan hasta el Mawenzi Selter y desde allí marchan al Kibo Hut, donde la otra cordada ha redondeado la ascensión al Uhuru Peak, 5.895 metros, máxima cota del Kilimanjaro y del continente africano, realizando la travesía circular al cráter y ascendiendo a Gillmanns Point y Leopart Point, rodeando Reusch Pit y el Fucwangler Glaciar. En resumen un completo recorrido de altitud.





27 de Febrero
La cordada del Kilimanjaro emprende la marcha hacia el Mawenzi, para ascender al Hans Meyer Peak, cota máxima del macizo, pero la nevada caída durante la noche anterior, desaconseja la ascensión y regresan otra vez al Kibo Hut a través del interminable Saddle. La otra cordada corona de nuevo el Uhuru Peak a través de los picos Gillmans Point, Stella Point y Hans Meyer Point.
La paliza de los últimos cuatro días de continuo batallar ya pesan en los hombres, pero el tiempo se reduce y el punto culminante del Mawenzi, es todavía un objetivo pendiente. Por la tarde la caravana: expedicionarios y porteadores inician el regreso hasta el Horombo y de nuevo a la altura del East Lava Hill, una cordada se desvía hasta el Mawenzi Selter, donde descansar durante la noche para atacar por la Oherli Gulli Route, la cima del Hans Meyer.





28 de Febrero
Desde el Horombo hut, porteadores y equipo, son conducidos por un hombre en el camino de regreso a Marangu. El otro, asciende hasta el Mawenzi Selter con el objeto de aprovisionar y servir de posible apoyo a la cordada del Mawenzi que a través de la proyectada vía coronan y rappelan hasta el refugio donde tras breve descanso y con la ayuda del hombre de apoyo, inician el regreso hasta Marangu, donde les espera el cuarto compañero con un Land Rovert y comida. Son las 10 de la noche cuando alcanzan la entrada del parque. Fue una impresionante paliza realizar en un solo día Mawenzi Selter – Hans Meyer Peak- Marangu. Algo que los mismos lugareños consideraban poco menos que imposible, se explica así las expresiones de sus asombrados rostros al hacer aparición nuestro grupo en el kibo Hotel “Spanis es Different” fue nuestra respuesta a sus asombradas preguntas.








29 de Febrero
Misión cumplida, y contra todo pronóstico, todavía nos sobra un día, pues hasta mañana no sale nuestro avión de regreso a Nairobi. Una visita por Marangu y su peculiar museo de arte africano, ayudan a pasar el día en merecido descanso que nuestros cuerpos agradecen.

De nuevo Nairobi

1 de Marzo
Al amanecer, un coche del hotel nos lleva hasta el Internacional aiport del Kilimanjaro y tras los tramites de aduana despegamos vía Mwanza y llegamos a Kigali (Ruwanda) donde nos permiten salir del aeropuerto, ocasión que aprovechamos para comer en esta peculiar capital, que conserva prácticamente todo el sabor del colonialismo francés. Por la tarde, nuevo vuelo que nos lleva de regreso a Nairobi, que nos recibe con las primeras lluvias.

2 de Marzo
Nos confirman nuestras reservas por cambio de vuelo desde Kinshasa a Bruselas y Madrid, si no pasa nada, saldremos el día 5. De nuevo a reorganizar los equipos y desprendernos del “todavía” mucho exceso de equipaje.

3 de Marzo
Es un hecho ya calculado, que la operación arrastra un déficit, y así gracias a un compatriota español que nos presta lo necesario para sobrevivir y poder regresar a España. Julio Villaverde y Antonio Vaquero, nos muestran la ciudad y ayudan a soportar gratamente la espera. Son dos españoles DE BANDERA (con mayúsculas).

4 de Marzo
Nuestro equipo está ya dispuesto para el regreso. La familia, los compañeros… es algo que ya se desea con todas las fuerzas.

El regreso

5 de Marzo
Terrible día: Vender todo nuestro equipo sobrante por peso, ropa, botas, bolsas, utensilios, etc., no es fácil, pero al fin regresamos al hotel hasta descalzos y con el tiempo justo para tomar el avión hasta Kinshasa, con escala previa en Bujumbura (Burundi). En el aeropuerto N`jili de Kinshasa, interminable espera hasta la noche, para al final, comunicarnos que el avión no saldrá hasta la semana próxima. Rechazamos el autocar que nos ofrecen para trasladarnos a la capital y nos lanzamos a la pista, saltando todos los controles de aduanas. No conseguimos subir al avión de SABENA que también vuela a Bruselas, ni tampoco otro que sale hacia Stalingrado, pero al fin la compañía UTA, en vuelo directo a París nos comunica que no hay comida para nosotros. “A París” es nuestra respuesta, total ya comimos ayer; lo que sea con tal de regresar a Europa.
Al final, en un bonito gesto de la tripulación y de parte del pasaje, nos dieron cada uno parte de su cena y pudimos llenar nuestros maltrechos estómagos, casi entre lagrimas. Una vez más, quedó patente que todo el mundo es bueno; nosotros damos fe de que no son sólo palabras.

6 de Marzo
Ya estamos en Paris. Cambiamos de aeropuerto y tras explicar los incidentes en la oficina de Iberia, estos nos arreglan el “follón” de billetes que llevamos y nos trasladan hasta Alicante vía Barcelona. La tripulación nos dio nuevas muestras de su gentileza al no querer aceptarnos el pago de nuestra pequeña celebración a bordo por el regreso a España con los últimos francos que nos quedaban. Iberia daba la bienvenida a casa a los miembros de la Operación KIMAKE-80: la azafata, nos dejó perplejos y profundamente emocionados por aquél gesto.


Bienvenidos a Casa

Familiares, compañeros y amigos; periodistas y autoridades, con tortillas de patatas incluidas, nos dan la bienvenida en el mismo aeropuerto. Poco después en el Ayuntamiento eldense, se nos hacía entrega a todo el grupo, de nuevo reunidos, de una placa conmemorativa de esta aventura.

Y allí, juntos y entremezclados entre tantas caras conocidas, tuvimos la certeza, de que había valido la pena., sacrificios, esfuerzos y privaciones para poder contemplar el espíritu unificador del deporte y constatar en el sentir de nuestro grupo que desde ese mismo momento sería ya y para siempre, esta experiencia vivida, algo más una frase: un concepto claro y aleccionador de lo que un día denominamos: KIMAKE-80

Juan Manuel Maestre Carbonell

Fotografías relacionadas:

Otros artículos relacionados:

Citas Montañeras de Juan Manuel Maestre Carbonell
Agrega tu comentario:
Autor:
Comentario:
Interés:
Anti-espam:
 
Ir al principio de la página Webmasters: Aurora Pérez y Pablo Martínez